Pedro Montero «Yo confío en el azar y este me ayuda a la inspiración»

Pedro Montero es el profesor de las clases de teatro que se imparten en el Edificio VS22, un espacio multidisciplinar y de coworking situado en pleno corazón del Casco Antiguo, el que todos conocíamos como Ecosistema W, ha evolucionado a esta nueva versión promovida por Iniciativas Pacenses y explotada por Fundación CB como espacio para la cultura y el arte. En este Edificio de la calle Virgen de la Soledad podemos encontrar todo tipo de negocios y espacios para la formación; hoy queríamos centrarnos en concreto en las clases de Pedro Montero, nos interesamos por su experiencia y aptitudes en el mundo del teatro que comparte semanalmente, los martes y jueves, con todos sus alumnos en una de las salas de formación de este Edificio lleno de vida, arte e innovación.

Pedro ¿Cuál es tu formación y trayectoria?

Cursé mis estudios de Arte Dramático en la Escuela de Teatro y Danza de Extremadura. Complemento mi formación con cursos y talleres de diversa índole, con destacados profesores como Eugenio Barba, Julia Valery, Pedro Álvarez-Ossorio, Filomena Oliveira, Eduardo Condorcet, Celia Vicente, Tita Lacobelli, Sol Garre, Pepa Meco, Álexandre Coelho, Guillermo Heras, José Monleón, Ángel Ruiz, Irene Cardona, Samarpan, Emilio Goyanes, Rachel Savage, Víctor Sánchez, Ángel Gil, César Lorente, Pedro Martín, Elena López de Haro, Jesús Esperanza, Cristina Rosa, Jean Daniel Laval…Y viajo a Dinamarca para participar en el Estudio de la presencia escénica, con la profesora Isabel Úbeda, actriz del Odin Teatret.

Además de dedicarte al teatro como docente, ¿también te subes a los escenarios?

Como actor he participado en numerosos montajes teatrales: De Mortales y Dioses (Leandro Pozas); Woyzeck (George Büchner); La Paz (Aristófanes); El Maleficio de la Mariposa (Lorca); Madre Coraje (Bretch); Don Juan TV (Alfredo Guzmán); Los Otros (J.C. Grumberg); La Momia (Miguel Murillo); La Posadera (Goldoni), Última Luna de Abril (Concha Rodríguez); Los Gemelos (Plauto); Coriolano (W. Shakespeare); El Cerco de Numancia (Cervantes); Viriato (Florián Recio); Bodas de Sangre (Lorca); Una comedia rusa (Chéjov), La Zapatera Prodigiosa (Lorca); Retiro espiritual (Francis Lucas), Black Comedy (Shaffer); Entre bobos anda el Juego (F. Rojas Zorrilla); Esperando la carroza (Jacobo Langsner)… dirigidos por reconocidos directores como: Juan Margallo, Francisco Carrillo, Esteve Ferrer, Carmen Galarza, Eugenio Amaya, Roberto Cerdá, Konrad Zschiedrich, Jean-Daniel Laval, entre otros.

¿Existen unas reglas básicas en el teatro que todos tus alumnos deban saber?

El respeto al compañero, al trabajo que se realiza en el aula, al profesor y a uno mismo. Si esto no existe no puede realizarse el acto de entrega a la creación. También es fundamental creer, imaginar y jugar. Creer es una actitud mental vital y positiva para enfrentarse a la práctica teatral. La imaginación es lo que nos permite ver, concebir ideas, abrir puertas a lo que no vemos pero que está ahí. Y jugar nos dará la capacidad de divertirnos, arriesgarnos y lanzarnos al acto de creación, aunque haya reglas. Son palabras claves para lanzarse y dar el paso a la práctica de la interpretación.

¿Cómo ves el panorama actual del teatro en Extremadura?

Podría decirte que todo va bien, pero te mentiría. Tengo que decirte que hay un gran tejido empresarial para el sector en el que trabajan una gran cantidad de gente de forma directa e indirectamente y también de formación personal para el actor. Pero esto no posibilita su triunfo, ya que cada uno tiene su problemática personal y sería injusto decir que todo va bien. Hemos avanzado mucho a lo largo de los años consiguiendo que el teatro esté presente en una gran cantidad de municipios de la región con formatos muy variados que hacen que el sector cultural sea muy importante para el desarrollo económico. Es necesario seguir con la implicación y el compromiso por parte de todas las entidades públicas y el propio sector para seguir ampliando y dar soluciones a todas aquellas cuestiones que siguen sin tener una respuesta clara.

¿Qué consejo darías a un joven o una joven extremeña que quiera dedicarse al teatro profesionalmente?

Mi consejo sería la formación. Buscar el lugar donde pueda llevar a cabo su desarrollo personal de la manera más enriquecedora. Encontrando los recursos y conocimientos teatrales que impulsen su motivación y que a su vez hagan surgir su interés por ser formado artísticamente; obteniendo así una visión más objetiva y amplia sobre el hecho personal de la formación teatral.

¿Qué necesita el teatro para adaptarse a los nuevos tiempos?

Algo tan básico como seguir creyendo en tener que decir algo. Algo que en nuestra sociedad colectiva y en nuestra individualidad como seres racionales nos haga levantarnos y accionar los mecanismos para ponernos a trabajar y conseguir ese objetivo que está insertado en nuestro motor interno y que necesita ser transformado para abrir la posibilidad de un nuevo rumbo.

¿Elegiste el casco antiguo para impartir las clases por azar o porque inspira?

Yo confío en el azar y este me ayuda a la inspiración. Encontrar en el casco antiguo de Badajoz un espacio como el edificio VS22 ha sido muy positivo por todas las posibilidades que nos ha brindado, tanto a nivel técnico como humano, y es fundamental que la ciudad cuente con este tipo de instalaciones, y más en su Casco Antiguo.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Nieves dice:

    Me ha encantado la entrevista; contenido motivador, enriquecedor e interesante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.