Las Sin Carpa y su sala La Idiota

De El Salvador hasta el Casco Antiguo de Badajoz; Las Sin Carpa es una asociación cultural sin ánimo de lucro que trabaja el desarrollo personal y comunitario a través de las artes y el humor. Una organización que nació hace dieciséis años y que continúa subsistiendo gracias al empeño de tres Idiotas (como ellas mismas se hacen llamar) en Badajoz, Inés, Ana y Bris, y Jesús y Carol en Plasencia. Y aunque a día de hoy ellos son los cinco pilares fundamentales, por Las Sin Carpa han pasado cientos de artistas, educadoras, psicólogos, etc.

Nacieron en Badajoz, pero el viento las llevó hasta El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Marruecos, Guinea Bissau… Y se fueron acercando hasta Plasencia, Cáceres, y ahora han vuelto a casa para abrir una sala en el número 22 de la calle Muñoz Torrero: La Idiota. Por este motivo nos dirigimos a ellas, para conocer un poco mejor a las fundadoras de este espacio humorístico que resulta el lugar perfecto para reírse y desinhibirse en nuestro Casco Antiguo, un lugar que abrió sus puertas el 30 de abril y que, aunque todavía es un desconocido en el barrio, dentro de un tiempo seguramente no sabremos cómo hemos podido vivir sin un lugar así hasta ahora.

Hablamos con las Idiotas.

Chicas ¿Cómo comenzó todo?

Empezamos en El Salvador donde estuvimos cuatro años y donde seguimos teniendo muchos vínculos profesionales y personales, y de ahí hemos trabajado en toda Mesoamérica (Guatemala, Honduras, México…), Marruecos, El Sahara liberado y Guinea Bissau.

Extremadura es nuestra casa y aquí hemos trabajado en Plasencia, Cáceres y ahora aquí. Aunque vamos por muchos pueblos de la provincia trabajando para otros colectivos.

Cuando vamos fuera lo hacemos trabajando para proyectos locales de desarrollo y aquí poco más o menos, siempre nos involucramos en el barrio en el que vivimos y desde ahí hacemos redes, en Plasencia en San Miguel y San Lázaro, en Cáceres en la Ciudad monumental y su arrabal y aquí como vecinas del centro.

¿Qué es exactamente La Idiota?

La Idiota era más un proyecto a largo plazo, pero los astros se alinearon y en menos de dos meses aquí estamos. Cuando decimos los astros, es toda la gente que lo ha hecho posible, no voy a enumerar porque es demasiado, pero gracias a todos y todas.

La sala es el lugar físico para dar forma a nuestras ideas, que son bastante idiotas, un lugar de intercambio de propuestas, conocimientos, muestras, ensayos… No nace de un proyecto empresarial, sino de un proyecto personal… ¡La Idiota es nuestro juguete nuevo! Un lugar al que venir y estar de buen rollo, una burbuja a la cotidianidad que esperamos se reviente y el humor y el buen rollo de verdad dejen de ser una burbuja. Igual me he liado un poco…

¿Por qué elegisteis el Casco Antiguo?

De verdad que creemos que los cascos antiguos son la identidad de un lugar, fueron el origen, su alma, lo que diferencia Badajoz de Toledo, o de Cáceres, por ejemplo, que con todos los procesos de gentrificación se van homogenizando y todo huele y sabe igual. Para nosotras hay una apuesta por la recuperación de estos espacios, de llenarlos de vida, de vida local y cotidiana.

Así que hay un punto de romanticismo en la elección, pero también de estrategia, es un lugar en el que apetece estar, antes de un espectáculo puedes tomar algo en cualquiera de los bares cercanos y luego puedes cenar.

Puedes llegar andando (¡vivan los paseos!) callejear por estas calles, etc.

Y luego está la realidad y los astros; la antigua sala Tristás, Tragaluz, está en el Centro así que cubría todas nuestras expectativas.

Queremos aportar al barrio un lugar de encuentro, un espacio diferente, y de verdad es diferente, queremos aportar risas, risas sanas, que no es poco. Queremos aportar vida cultural sumándonos al resto de los colectivos, negocios y espacios.

La risa y la improvisación es lo vuestro, pero ¿qué valores hay detrás de vuestra enseñanza?

La risa es el camino más corto entre dos personas, partiendo de esto y ante la actual situación social, post-pandemia y la división polarizada de la población, ¿qué otra cosa podríamos hacer?

Además, te reconcilia contigo mismo y con el resto de la gente porque te coloca de igual a igual.

La risa tiene la capacidad de quitarle importancia a cosas que no la tienen, es sanadora a nivel mental y emocional y, ya puestas, hasta físicamente, que sales de la sala con dolor de barriga y mandíbula.

La improvisación desarrolla, además, un montón de capacidades: capacidad de reacción, escucha, creatividad, proactividad, trabajo en equipo, y todo esto mientras te diviertes.

¿Valores? La idiotez como valor, vamos a estar aquí dos días y no vivimos en un país en guerra, tenemos la obligación moral de tratar de ser felices. Eso sí, somos payasas, no podéis tomaros en serio nada de lo que decimos.

¿Qué otros proyectos tenéis en Extremadura?

Pues a parte de la Idiota, tenemos dos proyectos que también nos tienen enamoradas y en los que no estamos solas, un montón de artistas y compañías extremeñas nos acompañan:

Bellota clown: una escuela itinerante de payasas, ya que Extremadura es un territorio muy amplio y no mola que el clown se centralice en las ciudades más grandes, además la última generación de payasos en estas tierras tiene 38 años, necesitaremos nuevas generaciones para el relevo.

Caravana de la risa por el sur: hemos hecho caravanas de la risa en Guatemala, México, El Salvador, Marruecos, Guinnea Bissau… y no por nuestras tierras. Era para pensárselo.

Así que el último trimestre de este año, iremos como las viejas trupes de artistas, pero, en vez de en carromato, en furgonetas, iremos por los pueblos del sur de nuestras tierras con circo y humor… ya os iremos contando, que apenas andamos montando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.