Gene García: «En el Casco Antiguo hubo uno de los tres primeros garitos para tocar en España»

Gene García es macha (del barrio de San Roque) de nacimiento e hijo adoptivo del Casco Antiguo de Badajoz desde hace más de veinte años. Un músico especializado en jazz y blues con recorrido internacional que ha librado batallas contra ciertos problemas de salud y las barreras de la vida en general. Ha compartido escenarios con artistas de la talla de Mick Taylor, Los Lobos o los Blues Brothers.

Contactamos con Gene porque sin duda es uno de los artistas que mejor puede hablarnos del panorama musical en nuestro querido Casco Antiguo; lugar que fue cuna de grandes conciertos y espectáculos gracias a la programación de locales como El Mercantil. Un barrio de las artes que todavía apuesta por la música, aunque con ciertos bajones en los últimos tiempos.

¿Cómo comenzó tu pasión por la música y tu carrera musical?

Comenzó cuando tenía 17 años aproximadamente, tengo 54 y llevo desde entonces disfrutando de la música y participando de ella. Mi carrera musical comenzó prácticamente en 1988 y ha sido siempre ascendente; todos los conciertos han resultado fantásticos, todos los discos que he sacado han funcionado, algunos muy bien, otros regular y otros mal…Como la vida misma. La pasión por la música desde luego me viene desde muy pequeño, prácticamente con dos o tres años.

¿Qué grandes voces del jazz han sido tu inspiración?

Desde Joe Williams hasta Harold Arlen, Johnny Mercer, Joe Turner, Sinatra, Johnny Hartman, Reverend Gary Davis…Mis cantantes favoritos han ido siempre conmigo a todos lados.

¿Con qué músicos te sientes orgulloso de haber compartido escenario?

Creo que he compartido escenario con mucha gente importante a nivel internacional; los Lobos, The Pogues, Blues Brothers, el guitarrista de los Rolling Stones Mick Taylor, grandes figuras europeas y españolas de los años 90, del 2000. Son prácticamente dos décadas lo que llevo trabajando. No obstante, he sentido muchísimo orgullo a la hora de tocar con los Blues Brothers en Zaragoza en el año 96 o de estar en el escenario hablando con César de la Rosa de Los Lobos americanos.

¿Alguna anécdota?

Mi vida ha sido siempre una anécdota más que otra cosa porque siempre atravieso aguas pantanosas, ríos a contracorriente y todo ese tipo de situaciones en las que ya no cuenta tu talento sino tus relaciones sociales con unos y con otros. Hemos llegado a una situación, que se llama la democratización del arte, en la que todo el mundo puede hacer arte aunque no tenga talento ni destreza; ese es mi punto de vista de cómo está la sociedad ahora mismo. Música de usar y tirar, cosas que no me cuadran en la cabeza, no se está pendiente del talento sino solamente de sacar dinero (como todo el mundo evidentemente). No creemos una serie de tendencias como la democratización del arte en el cual todo el mundo puede hacer de todo y es reconocido.

¿Cómo ves el panorama jazzístico y musical en general en Badajoz?

Ya no solo en Badajoz, nuestro país no tiene un público realmente potente como para subir esa música a lo más alto porque hay otro tipo de tendencias que no dejan en absoluto escuchar o presentar o hacer notar cualquier tipo de banda local o no local. Volvemos a la democratización del arte en este punto. Somos un país más bien latino, en Portugal son más bien anglófonos, les gusta el jazz, la música americana. A nosotros, desgraciadamente, desde el 39 hasta el 75 no nos han dejado escuchar absolutamente nada.

Háblanos de tu faceta artística.

No solamente canto, también pinto. Llevo pintando desde que tengo uso de razón y tengo por ahí rulando un par de exposiciones, una que se llama “Black Portrait”, que estuvo financiada por Fundación CB, otra que tengo de cantantes de flamenco y ahora, desde que comenzó la pandemia, no soy capaz de pintar ni de dibujar, tendré que plantearme eso de alguna manera porque no puede ser así, pero ese es el modo en el que estoy. Todo lo que hay a nuestro alrededor pesa bastante y es complicado mantener un nivel y procurar que todo salga OK.

Eres del barrio de San Roque pero estás muy conectado con el Casco Antiguo ¿Qué es para ti el Casco Antiguo? ¿Cómo relacionas la música con este barrio histórico?

Efectivamente, soy de San Roque pero también tengo mucha conexión con el barrio de la Estación y con el Casco Antiguo, que me vine hace veinte años a vivir aquí. El Casco Antiguo significa bastante para mí por los últimos veinte años aquí con mi mujer en la calle Sepúlveda. Yo creo que hubo un momento de alza con un bar estupendo que era El Mercantil, considerado uno de los tres primeros garitos para tocar en España prácticamente durante la década del 2000. Después algunos garitos han empezado también ha programar, pero ahora desde que empezó la pandemia llevamos una época complicada. No sabemos qué es lo que va a pasar dentro de un día, ni de dos días, ni dentro de media hora, todo es una auténtica locura; cuando uno no sabe a dónde va ni de dónde viene, lo mejor es estarse quieto y pensar un poquito y decidir la opción correcta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.