“Cada Punto de Vista”, Ricardo Cabezas, Secretario General del PSOE en Badajoz

el

“Es  cierto  que se necesita como estamos escuchando últimamente ese Consorcio por el casco antiguo. Pero no   nos podemos escudar en su creación Y no actuar con competencias propias como tiene el Ayuntamiento de Badajoz que para eso es la administración que debe velar por el municipio. Hay que actuar ya y  poner toda la carne  En el asador sin esperar que otras administraciones se  impliquen, porque eso es dejar pasar el tiempo y dejar pasar el tiempo en un barrio tan maltratado como este,  no se puede permitir”.

Hoy vuelvo a utilizar como referencia la Plaza de España, para quedar con el protagonista de esta semana porque, para las personas con baja visión resulta imprescindible que la realidad se divida en porciones, como las pizzas. Para aprender un recorrido, saber cómo es una gran escultura, aclararnos en un mapa dónde se encuentra un punto determinado, es necesario un referente y después, ir parcelando por trozos. Las personas con un resto visual residual, como es mi caso o sin resto alguno, no percibimos un todo, no podemos globalizar en una panorámica o a vista de pájaro, la totalidad, sino que vamos despacio, paso a paso y como si de un puzzle se tratase, conseguimos hacernos idea del todo, cuando tenemos clara cada pieza y su relación con las demás. Eso me pasa con mi querido Casco Antiguo. Me gusta partir casi siempre de la Plaza de España y realizar, cuando es posible y las circunstancias lo permiten, el recorrido hasta el lugar en el que vamos a hacer la entrevista, acompañada de mi invitado. En este caso Ricardo Cabezas, también de los del PDLE, Partido de la Empatía, que digo yo en broma, conoce mi situación y de hecho, cuando nos encontramos, vamos revisando barreras y reflexionando sobre el estado de las calles por las que pasamos hasta llegar a la Plaza de San Andrés. Ambos decidimos que el mejor lugar para charlar es uno de sus bancos y nos sentamos, acompañados por San Judas, Zurbarán y un sol que parece que hoy no quiere atreverse a salir del todo pero que se empeña en asomarse de vez en cuando como para enterarse de qué estamos hablando.

No puedo evitar aclarar que se trata de Ricardo Cabezas hijo, y reflexiono sobre la indiscutible inquietud social de su padre y del resto de la familia. “

Muy orgulloso de que me relacionen con mi padre y con mi madre,  Ricardo Cabezas y Manoli Martín porque son dos personas muy queridas y  muy comprometidas con la ciudad sobre todo con el ámbito de temas tan difíciles y  tan duros como la cárcel o  barrios como los Colorines o el Gurugú. Tengo que decir que soy producto de ellos así que resulta un  orgullo que  sean mis padres”.

Mirando las esculturas de Zurbarán o Cervantes que están situadas cerca, hablamos de la foto que luego le haré con mi medio ojo, como siempre digo y ambos reímos. Le explico que la fotografía que me interesa ahora no debo tomarla yo, si no él mismo porque no se trata de una fotografía por fuera. Le pido entonces el tradicional autorretrato que siempre tienen que hacerse todos los que pasan por este particular “Punto de Vista”.

“Yo me  suelo definir muy rápido:  persona sencilla y accesible a la que le gusta ayudar a los demás. Me considero alguien cercano al que le gusta ser útil, dentro de mis posibilidades, a toda la gente porque es lo que he mamado desde pequeñito en mi casa. Como  He dicho antes, yo soy producto de mi madre, de mi padre y de todo su activismo social. Por eso considero que, un día, llego a la política para darle una mayor dimensión, precisamente a todo ese trabajo que realizan mis progenitores”.

Ha dicho “a la política” y reflexiono con él a cerca de que precisamente, en política no están corriendo muy buenos tiempos actualmente y la imagen que el ciudadano de calle tiene del político de turno, sea cual sea el color, desde luego no es buena que digamos. Las palabras “política” y “social” parece que se estén convirtiendo en antítesis. Recuerdo un chiste que escuché una vez, y que decía: mira si la política es mala y conflictiva, que cuando se la añades a la palabra “madre”, se transforma en “suegra”. Pero Ricardo no está de acuerdo con mi afirmación y cree que eso es sólo la superficie. “No, Susana. Para nada. Pienso que hay mucho ruido y es ruido mediático algunas veces hasta creo que intencionado por diferentes sectores. Esta  sociedad hace que las cosas buenas que tiene la política pues no se vean y no salgan a la luz y yo creo que se hacen muchísimas más cosas Que aquellas cuestiones criticables o malas que parece que nos gusta ensalzar y no ponemos en valor muchos de los aspectos positivos”.

 

Continúo grabando el podcast asegurando que nos encontramos sentados en un banco de la Plaza de San Andrés, porque llegados a este punto, pretendo relacionar a Ricardo con el Casco Antiguo y una niñez que tiene mucho que ver con su época en el conservatorio, su hermano y sus amigos. Pero Ricardo, que me ha dejado claro que quiere la foto con Zurbarán, primero apostilla donde estamos realmente. “Susana, estamos en la plaza de Cervantes, aunque es verdad que todo el mundo lo tiene identificado con San Andrés o  con San Judas Tadeo pero estamos en la plaza de Cervantes. Esta es la zona que he elegido para la entrevista porque le tengo mucho cariño; cuando estudiaba en el conservatorio, entre clase y clase, nos solíamos dar  unos paseítos mi hermano y yo y algunas veces veníamos a la plaza. Durante  muchos años recuerdo que estuve recogiendo aquí a mi compañero de trabajo, profesor de guitarra David Álvarez porque vivía precisamente en la plaza Cervantes y tenía que recogerlo para irnos a San Vicente a dar nuestra clase, así que tengo mucha vinculación a este lugar maravilloso”.

¿Cómo se ve el Ricardo Cabezas de ahora en comparación con ese de antes del que has hablado?.

“Pues  eran unos años muy bonitos y felices viviendo en casa con mis padres y  con mi abuela María. Me doy cuenta de que soy un privilegiado porque tuve una infancia muy bonita,  una adolescencia complicada como la de todos, supongo, pero sin demasiados problemas”.

Una primera parte de la vida de Ricardo en la que hubo momentos importantes vividos en el escenario del Barrio Alto y que hoy rememora para concluir en el hecho de que sigue apegado a él .“Tengo que decir que, en Mi etapa de estudiante en el conservatorio,  hace ya 30 años, fue quizás donde comencé a conocer bien el corazón de Badajoz porque en  aquella época pues parecía como que esta zona  era tabú. Nos hablaban de cosas que pasaban en la Plaza Alta, pero como yo  venía del Gurugú, tampoco es que me asustara. Mi hermano y yo no. Se asustaban más aquellos que venían de la zona de Santa Marina o los  que estudiaban en las Josefinas o en el Puerta Palma”.

Pero tenemos que situarnos en el “aquí y ahora”, justo donde estamos, sentados en este banco de la Plaza Cervantes y que Ricardo Cabezas analice cómo ve ahora el Casco Antiguo. “Se han hecho cosas pero la sensación que tengo es la de que, sobre todo  determinadas zonas del casco antiguo siguen llenas de inseguridad y marginación y no ha dejado de ser un barrio no cuidado ni mimado por el ayuntamiento. Se  nota que todavía queda muchísimo por hacer y ese es uno de mis mayores compromisos en mi acción política: recuperar de una vez por todas el casco antiguo para los vecinos y vecinas de Badajoz, , primero y después,  para los turistas que tienen que venir aquí y disfrutar de este casco histórico tan bonito. Además, este es un barrio que cuenta con un movimiento  asociativo muy activo y muy comprometido con la zona Y un tejido que mira muy mucho porque el casco antiguo se recupere realmente. AL final, es cierto  que se necesita como estamos escuchando últimamente ese consorcio por el casco antiguo. Pero no   nos podemos escudar en la creación del Consorcio Y no actuar con competencias propias como tiene el Ayuntamiento de Badajoz que para eso es la administración que debe velar por el municipio y aquí hay que actuar ya y  poner toda la carne  En el asador sin esperar que otras administraciones se  impliquen porque eso es dejar pasar el tiempo y dejar pasar el tiempo en un barrio tan maltratado como este,  no se puede permitir. Por  lo tanto hay que intervenir con las competencias propias, por ejemplo, en los  solares vacíos o en las casas abandonadas, intentemos evitar los derrumbes, etc. Después, ya vendrán otras instituciones que reforzarán y ayudarán a recuperar de una vez por todas el patrimonio y lo más importante, la regeneración social que necesita este barrio. Acabar  con la marginalidad, con los puntos de venta de droga, con la delincuencia y con la falta de oportunidades que tiene el casco antiguo. Finalmente,  fomentar y ayudar al pequeño comercio que está arruinado porque solo hay que darse un paseo por la calle San Juan o la de la Soledad para darse cuenta de la situación. Para todas estas cuestiones, el Ayuntamiento tiene mecanismos y herramientas. Cuenta con normativa que le ampara para poder intervenir y después ya pues tiraremos del resto de administraciones; Junta de  Extremadura, Gobierno de España, Diputación y Europa Y todas las. En fin, todo el que se pueda sumar,  pero no nos escudemos en esa creación del Consorcio para no intervenir como se tiene que hacer desde el Ayuntamiento que,  por cierto forma parte también,  del casco antiguo”.

Desde la Plaza de España hasta este banco en el que nos encontramos, Ricardo y yo hemos caminado del brazo y me ha hecho de guía, por lo que también hemos podido charlar sobre las diferentes barreras arquitectónicas y las posibles soluciones para que este, también sea un barrio que podamos disfrutar todos, sin excepción. “Se trataría de hacer inclusivo el corazón de la ciudad,  para que,  al final nadie se quede sin poder acudir al Casco Antiguo. Se han hecho muchas mejoras, pero  todavía faltan por hacer. Siento rabia porque actuaciones recientes que se podían haber tenido en cuenta, pues no se han valorado y resultan de gran importancia para el sector de la discapacidad visual. Estoy hablando de la plataforma única en la que,  en este caso tú, que has podido acompañarme, pues  has comprobado cómo  tienes dificultades para saber si vamos por donde circulan Los coches o  por dónde van los peatones,  ya que no existe  separación física con un pequeño relieve o  un pequeño desnivel para que se identifique cada zona. Eso sucede en toda la plataforma única del casco antiguo y lo hemos dicho por activa y pasiva en las  comisiones de urbanismo incluso en una el concejal de Vías y Obras lo  tomó con mucho cariño y dijo que se iba a intervenir”.

Quiero, antes de concluir la entrevista con Ricardo Cabezas, abrir la puerta hacia el futuro y eso hacemos. Hablar del viaje al futuro que desea para nuestro querido Barrio Alto. “Veo un futuro muy esperanzador. De hecho, ya tenemos un presente muy positivo, así que no nos podemos olvidar. Por ejemplo antes solo había uno y ahora tenemos do conservatorios, s el Superior y el Profesional. Tenemos el Palacio de Congresos, el teatro López de Ayala o la próxima apertura del antiguo Hospital Provincial. Es decir que, en breve, se verán cosas que van a revitalizar esta zona de Badajoz y luego, una vez que se constituya el Consorcio y se se impliquen otras administraciones,  tanto de ámbito Regional, como local y nacional,  pues se le va a dar un impulso tremendo a Badajoz  y yo espero que en pocos  años veamos un casco antiguo muy cambiado en positivo y con atractivo real para que la gente se venga a vivir aquí y los que ya  están pues disfruten de su estancia en un barrio más de la ciudad que, sin duda, tiene un encanto especial”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.