“Cada Punto de Vista” – Guillermo Gabardino, Presidente de la Agrupación Fotográfica Extremeña

“Los fotógrafos de aquí, hemos  hecho miles de fotos. La luz del atardecer de Badajoz y sus cielos son maravillosos y aquí en la Plaza Alta o la Alcazaba nos regalan a todos interesantes imágenes que nos fascinan”.

Parece paradójico, pero es así, conozco a muchas personas a las que, como a mí, les encanta la fotografía, pese a padecer baja visión. Me parece precioso y mágico, poder robarle un instante a la cotidianeidad y quedártelo para siempre, plasmado en un cuadrado o un rectángulo que puedes admirar en una lámina, en el móvil, en tu ordenador o en cualquier otro lugar y que te transporta automáticamente, como sucede en la película de Mary Poppins, hasta las entrañas mismas de aquel momento. Por eso, todo lo que tiene que ver con las fotos me atrae e incluso hasta hacerlas me gusta mucho. Para mí, luego son solo manchas de colores o contrastes, atrapadas alrededor de un marco, pero cuando alguien se ofrece a describir lo que contienen, con la ayuda de mi poca visión, esas manchas se transforman y se recolocan para dar paso, ya en mi cerebro, a esa imagen que me están contando. Eso le explico, ante una foto de un atardecer en Badajoz, a Guillermo Gabardino, Presidente de la Agrupación Fotográfica Extremeña que es quien, esta semana, ha pasado por este particular “Punto de Vista” que mira hoy desde el objetivo de una cámara.

Hemos quedado en una esquina concreta, puesto que, como sucede otras veces, sé a ciencia cierta que la sede de la agrupación se encuentra en la calle de la Soledad, pero nunca he subido ni la he visitado y por tanto, le explico a Guillermo que no voy a poder localizar la puerta exactamente. Ambos nos encontramos en la esquina del Carmen y caminamos juntos sin demasiados problemas por mi parte, hasta la Soledad. Allí, Guillermo me indica dónde se sitúa la puerta y ya, para otra vez que tenga que ir, no necesitaré a nadie para llegar. Subimos por escalera a un lugar que parece secreto y que se me antoja bohemio. Ya dentro de la sala, sin más ni menos, Guillermo comienza reconociéndome que no da mucho juego para esto de las entrevistas, a lo que yo respondo que yo  hago las fotos torcidas y no pasa nada. Tras la risa, llega, como siempre al inicio de cada charla, la foto sonora que le pido que se haga a Guillermo Gabardino. “Soy un fotógrafo de los tantos que hay en Badajoz y que actualmente presido la Agrupación Fotográfica. Comencé a mediados de los años ochenta a hacer fotos y lo hice simplemente porque me atraía y me gustaba lo que sacaba dde aquella cámara. No solo las fotos, sino las sensaciones que experimentaba. La primera cámara era una Berlisa que andaba por ahí por mi casa, de carrete, por supuesto y luego me compré por fin mi primera Reflex. Era una cámara metálica, rudimentaria y de los países del este. Un cacharro muy pesado y de gama media baja pero con ella empecé”.

Antes, aunque no hace tanto, el proceso era tedioso, complicado y además, mágico y maravilloso a la vez. Desde ese “clip” de la foto, hasta que uno tenía el papel con la imagen en la mano, pasaba mucho tiempo, le comento a Guillermo. “Lo recuerdo como algo muy bonito y completamente distinto. Yo empecé revelando casi a la vez que con la cámara. Tenía un cuarto oscuro y había que revelarlo, , positivarlo y las sensaciones eran diferentes; ahora hacemos la foto y la vemos enseguida. Antes elucubrabas ahora no hay ni tiempo. Antes tenían un límite los carretes y costaban dinero. Todo requería un tiempo, un método totalmente diferente que además, ha influido mucho a la hora del modo de disparar. Se pensaba más antes a la hora de tirar la foto. La filosofía era otra al hacer el disparo. Hay gente que saca algún provecho pero puramente por estadística y por otro lado también tendemos a hacer cada vez menos fotos para encontrarnos con menos archivos. En nuestros días la fotografía se ha diversificado bastante a nivel de cantidad de personas que están haciendo fotos, tanto con cámaras como con móviles. Casi cualquiera puede tener una cámara buena y sacar fotos. Las cámaras y los programas de edición, incluso los más básicos, permiten obtener fotografías buenas. Que después sean fotos que tengan un gran recorrido o no, eso ya es otra cuestión”.

Quiero saber, ya que la sede se encuentran en pleno corazón del Casco Antiguo, si las imágenes que captan de este querido barrio alto tienen, para los fotógrafos de la agrupación, algo especial, un significado distinto de las que hacen en otras zonas de la ciudad. “Quizá para algunos sí, pero para otros tal vez no, porque se trata de un lugar que nos sorprende menos porque hemos hecho miles de fotos. La luz del atardecer de Badajoz y sus cielos son maravillosos y aquí en la Plaza Alta o la Alcazaba nos regalan a todos interesantes imágenes que nos fascinan”.

Según me ha contado previamente Guillermo Gabardino, la Agrupación se creó en el año 1979 y le pido que me hable de esa historia, de sus inicios y de los últimos tiempos en ella. “En aquellos tiempos, un grupo de entusiastas fotógrafos comenzaron a reunirse y se dieron cuenta de que no había ninguna plataforma ni asociación que los representase así que deciden fundar la agrupación gente como José Antonio Moreno Montoya, José María Valero o Vicente Novillo, entre otros.  Al poco tiempo se unió Antonio Covarsí y entre todos constituyeron el germen de aquella primera agrupación. Ahora tenemos la suerte de que existe un  abanico grande de perfiles de fotógrafos: desde gente muy joven hasta personas jubiladas y en cuanto al nivel, pues pasa lo mismo. Hay de todo y puede entrar cualquiera que se sienta atraído por este mundo de la fotografía y que lo desee. De hecho quien venga estará muy bien acogido y se le ayudará en aquello que necesite”.

Dentro de este empeño en dinamizar y estar presente en nuestro Barrio Alto, la Fundación CB presentó hace pocos días un concurso que tiene que ver con la fotografía y también con el comercio en el Casco Antiguo y le pido a Guillermo, para terminar, que me comente todo lo que tiene que ver con esta interesante iniciativa en la que está implicada, en primera instancia, la Agrupación Fotográfica Extremeña. “En la exposición que la Fundación presentó en el edifico VS 22, fue donde nació esta actividad. Era una exposición sobre fotografías realizadas en aquella terraza y se me ocurrió la idea de hacer fotos a los comercios y la gente que trabajo en ellos, de aquí, del Casco Antiguo. En ese momento, justo después del acto, lo comenté y gustó mucho la propuesta. Presentamos el proyecto que presentamos justo antes de verano y ahora se va a llevar a cabo, tras una serie de reuniones para ultimar detalles. Además de los premios del concurso se hará una selección de más de veinte fotos que serán expuestas en una muestra en la sala VS22”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.