“Cada Punto de Vista” – Fernando Fuentes, Jefe de Sección en la Concejalía de Turismo y Patrimonio Histórico

“Pensar que todo está hecho es un gran error. Creo que esta ciudad debe preocuparse por su promoción y hacer realmente turísticos sus monumentos. Hay que pensar en una fórmula para poner en valor Badajoz a los visitantes y la promoción es una asignatura pendiente. Vivimos en una ciudad media, pero con mucho que enseñar y de lo que presumir”

Para saber que en esta mañana la Plaza Alta está preciosa, no hace falta ver. Hoy quiero imaginarla así, luciendo en todo su esplendor, incluso restaurada de una vez, sin que le falte detalle. ¿Por qué no?, imaginar y sentir, de momento es gratis.  Hoy la siento hermosa y espectacular y es un día corriente. Una mañana de diario en la que el sol del otoño reconforta y acaricia mi espalda, mientras me encuentro sentada en uno de los veladores y escucho atenta sonidos que componen un ambiente tranquilo, idílico incluso, diría yo. La gente charla amigablemente a mi alrededor, sentados algunos y otros caminando de acá para allá. Algún perro ladra y otro le responde, un bebé ríe en su carrito ante las monerías de su madre y resuena la melodía del tintineo de platos y vasos que los camareros quitan y ponen. Eso es hoy y ahora mismo para mí la Plaza Alta que aparece envuelta en aromas de café y tostadas que se mezclan con perfumes y los ya habituales desinfectantes que van derramando sobre cada una de las mesas, cuando se quedan vacías. Junto con hoy, guardo en mi memoria fotográfica de medio ojo y un dos por ciento de visión, otro día o mejor dicho otra noche en la que pude contemplar la Plaza Alta así de especial  y mas concretamente hacerme una idea por fin, de cómo era toda su estructura y sucedió gracias a una canción y unas luces de colores: gracias a una de las actividades del proyecto “Badajoz, la Ciudad Encendida”. Sonaba el tema “Respirar” de mi admirada Bebe en aquella noche mágica en que como en otras ocasiones, la ciudad y sus monumentos se encienden para unos, para la mayoría que puede ver sin dificultad  y existen para otros; para  los ojos de quienes como yo, vemos por luces y contrastes y la verdad es que dejan de resultar inaccesibles a nuestra pequeña capacidad de percibirlos y por unos minutos, la ciudad nos parece un mundo ideal.

 De todo esto le hablo a Fernando Fuentes, que además de Jefe de Sección en la Concejalía de Turismo, resulta una persona más que empática. De estas que no conoces, pero que de repente, te da la sensación de que eras su amiga en otra vida o algo así. Ahora me toca entrevistarle a él y nada más sentarnos en el velador, es él quien me pregunta sobre qué supone entonces este proyecto para la gente con baja visión y por lo que le explico emocionada, pues asegura que “entonces se trata de algo totalmente revolucionario”. Para nosotros sí, le recalco, porque la noche y su oscuridad contrastan con las luces fuertes que pareciera que dibujan los monumentos y edificios. Ten en cuenta, le explico, que para las personas con un mínimo porcentaje visual, cuando hay sol o lo tenemos de cara, o también por la noche, esas construcciones no existen, no podemos percibirlas al detalle, solo como un gran bulto, como una enorme mancha que te supones cuando alguien te lo describe. Sin embargo, los ventanales, los arcos, las figuras, los detalles, todo eso, se llega a percibir únicamente cuando, sobre un fondo oscuro, se presenta iluminado con esas potentes led. Es como si cobrasen vida y por arte de magia, se aparecieran de repente y encima en colores diversos para que se puedan distinguir mejor.  Entonces, sencillamente, lo flipas.

Fernando Fuentes ríe ahora con esto último que le he dicho, pero ha permanecido muy atento a la explicación y creo entender que este, el de “Badajoz, la Ciudad Encendida”, es uno de los proyectos que más ilusión le reporta y él me lo confirma. En general, compruebo que le gusta lo que hace y trabajar en lo que trabaja. Se nota por el tono de su voz y por cómo se expresa cuando habla de ello. Pero lo primero, como ya es tradición y le hago saber, será hacerte tu autorretrato. ¿Quién es Fernando Fuentes?.

“Ahora mismo Fernando Fuentes es alguien que está disfrutando de este escenario que nos regala la ciudad, de este cielo y este sol. Es éste un buen momento. Fernando Fuentes es una persona muy sensible a todo lo que atañe  al patrimonio histórico y que además ha tenido la suerte de vivir en primera instancia la transformación de Badajoz, desde sus momentos más olvidados. Una persona sencilla que trata de hacer las cosas lo mejor posible, cercana y que adora su trabajo. Sobre todo me siento un privilegiado, viendo donde estamos. Desempeño mi labor en un lugar como las Casas Mudéjares, en el corazón de la ciudad y trabajando por la ciudad. Nací en Cáceres, pero me siento mas de Badajoz que el Porrina. No solo vivo en esta ciudad, sino que la vivo y la disfruto poniéndola en valor”.

Quiero pararme y analizar con Fernando Fuentes esa parte de la transformación de Badajoz a la que aludió antes y que dice haber vivido de primera mano. “Para mí ha sido algo crucial. Una alineación de astros. De momentos que me han permitido trabajar donde trabajo. Yo en el año 2000 acabo la licenciatura de Historia del Arte, una carrera que resultaba difícil para encontrar empleo. Pero, mientras me preparo unas oposiciones para Secundaria, me saco la formación de Guía Turístico, en un momento en el que a Badajoz, todavía le faltaba mucho recorrido para evolucionar respecto a la rehabilitación del patrimonio. Entonces comencé a presentar una oferta turística en la ciudad,  hablaba con los hoteles, contaba con turoperadores que encargaban trabajo a la zona de Badajoz y la Plaza Alta tenía un aspecto bastante más deteriorado del que tiene ahora. Recuerdo que ni siquiera existía la Casona Alta. Me ayudaba de láminas antiguas y recreaciones que se pueden hacer a través de ordenador para poder mostrar todo. Desde el año 2003 hasta el 2020  han pasado muchos años y todo ha sufrido una transformación y me ha tocado estar en el medio de este proceso. Un privilegio para poder aportar y aprender a la vez”.

Una senda, apostillo que está andada en parte, si miramos  hacia atrás, pero que aún tiene mucho por recorrer. Le pongo sobre la mesa el tema de la inseguridad en el Barrio Alto, las quejas y demandas de los hosteleros o la falta de accesibilidad, entre otras cuestiones y Fernando reconoce que aún quedan pasos que dar. “Por supuesto que, llegados a este punto, te das cuenta que hay que seguir haciendo muchas cosas. Por ejemplo en el aspecto de la accesibilidad: ahora que se está trabajando en que la Alcazaba resulte accesible. También hace falta invertir en seguridad si es algo que se percibe. Pensar que todo está hecho es un gran error. Creo que esta ciudad debe preocuparse por su promoción y hacer realmente turísticos sus monumentos. Hay que pensar en una fórmula para poner en valor la ciudad a los visitantes y la promoción es una asignatura pendiente. Badajoz es una ciudad media pero que tiene mucho que ver y mucho de lo que presumir”.

Pero, realmente, le pregunto a Fernando, ¿sus ciudadanos se lo creen?. ¿Por qué hay ese sentimiento como de no querer a la ciudad lo suficiente?. “Si, es importante que el ciudadano quiera a Badajoz y la venda como una ciudad maravillosa. Ahora la época que vivimos es difícil pero creo que hemos de ser resilientes y no dejar de hacer cosas adaptándonos a los tiempos. EL proyecto de “la Ciudad Encendida” por ejemplo,  es un proyecto que aporta a Badajoz un nuevo concepto de imagen poniendo en valor la inversión que el Ayuntamiento ha hecho en cuanto a la iluminación Led y cualquier actividad que se haga, muestra lo que vale el patrimonio de una manera preciosa y singular. Esperamos que tenga mucho recorrido y que la ciudad pueda seguirse luciendo de la mejor manera posible”.

“Badajoz Pinta”, se me ocurre, es otro reciente ejemplo de actividad dinamizadora del Barrio Alto que puede  contribuir de manera directa a la visita de monumentos y del propio Casco Antiguo en General. Bajo el patrocinio de Fundación CB, la primera edición del concurso ha sido todo un éxito y tan solo han pasado unos días desde su celebración. Fernando Fuentes ha formado parte del jurado y quiero que valore iniciativas como esta. “Agradezco mucho a la concejalía de Comercio este tipo de actividades y he tenido la suerte de estar ahí. Hacía falta revalorizar esta parte de la ciudad y lo han hecho de manera magistral. Se ha compuesto un jurado de personas de las que he podido aprender mucho. En particular, me considero un ferviente admirador de la obra de Ramón de Arco y me ha entusiasmado poder compartir esta experiencia con él, en la que hemos enjuiciado y valorado todas las obras. Espero que se sigan manteniendo estas iniciativas porque el Casco Antiguo y concretamente esa parte más deprimida,  las necesita. Además ha contado con una gran acogida. De hecho, desde Turismo se propuso colocar una valla musealizada en el Campillo para minimizar el impacto en el que se  está trabajando pero tenemos que ser conscientes de que es un proceso lento. AL menos ya no tiene el aspecto de hace tiempo. Se trataría de una obra de unos cincuenta metros con una vista en acuarela del siglo XVII y que se colorea en el XIX para que la gente visualice un paisaje de Badajoz en el que se ve la Torre de Espantaperros, Santa María, la Iglesia de la Concepción entre otras edificaciones”.

Pues nos toca levantarnos del velador y buscar un rincón significativo en el que Fernando quiera hacerse la foto para nuestro particular “Punto de Vista” de esta semana y eso hacemos. Mientras caminamos por la Plaza Alta, que sigue empeñada en ofrecernos en esta soleada mañana su techo en forma de cielo azul y su lado más amable, le expreso un deseo que suscribe y que habla, una vez más, de vallas: “ojalá pronto las vallas que queden por Badajoz en general y el Casco Antiguo en particular, sean sólo las musealizadas y no las otras que últimamente, tanto proliferan”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.