“Cada Punto de Vista” – Eva Correa, propietaria de la peluquería que lleva su nombre, situada en la calle Obispo San Juan de Ribera

el

“En un año que llevo aquí instalada con mi peluquería, te puedo decir que noto que falta aparcamiento. Ese es el mayor problema que todo el mundo comenta. La gente se queja de que hay mucha dificultad, de que solo hay dos parkings y que son muy caros”.

Hay ocasiones en las que las personas que vivimos con baja visión tenemos que conjugar nuestro poco resto visual con otros aspectos para localizar exactamente un lugar. Aspectos tales como un olor, un ruido característico o alguna señal podotáctil que nos indique que nos encontramos justo ante la puerta del sitio al que vamos. Conozco muy bien, casi palmo a palmo la calle Obispo San Juan de Ribera pero me cuesta localizar un punto exacto en ella. La peluquería de Eva Correa, la protagonista de mi particular “Punto de Vista” de esta semana y que me está esperando con las manos en la masa, puesto que es viernes y a medio día y no puede parar ni dejar de atender a las clientas de un negocio que se ha mudado a pleno Barrio Alto, tan solo hace un año.

Lo que  me ha pasado hoy con la puerta del negocio de Eva Correa, me pasa en otras ocasiones en las que no tengo referencias que me ayuden a encontrar exactamente el local y además, me pregunto siempre, pensando en toda la información visual que se me escapa, ¿Cuántas veces habré pasado delante de un escaparate con ropa preciosa y a mi gusto y me lo habré perdido?. ¿Cuántas veces habré buscado una farmacia, un veinticuatro horas por una necesidad y habré pasado por delante y no me habré enterado?. ¿Cuántas ofertas de esas anunciadas en carteles grandes en las tiendas se me habrán escapado por no verlas?. Sí, ya sé que todo tiene solución, que hoy existe internet y mil formas de conseguir esas cosas. Pero también sé que la calle es un cúmulo de información visual que yo me pierdo y la verdad, da rabia y una siente envidia sana de la gente que sí puede acceder a ello sin complicaciones. Una cosa, no quita la otra.

Eva no pierde un momento y yo tampoco porque me hago cargo de su situación. De hecho, doy también las gracias por su comprensión a la señora que amablemente cede a escuchar la entrevista de primera  mano, mientras le lavan la cabeza que previamente le han teñido. “NO te preocupes, aquí, cuando más clientes tengo son los viernes y los sábados”, afirma mientras deja un momento la faena. Creo, puedo intuir por la voz que también dice siempre tanto de la situación y de lo que vive y siente la persona en un instante, que se da cuenta de que está siendo entrevistada y su timidez no la deja continuar hablando. Debe pensar algo así, como: “en menudo lío me estoy metiendo”. Justo calla unos segundos cuando le explico que lo primero será ese autorretrato en el que ella misma me cuenta quién es Eva Correa. “Nací en Badajoz y llevo ya trece años al frente de mi negocio. Siempre me gustó la peluquería, el estilismo y en definitiva, que la gente se encuentre agusto consigo misma. Eso es lo que te hace crecer como profesional día a día”.

No hace mucho, Eva tenía su local en la calle Ronda del Pilar. Sin embargo, quiero saber a qué se debe que, desde hace algún tiempo, se haya mudado más hacia el Barrio alto. Justo en la calle que va a dar a la Plaza de España. “Ha sido buscando un cambio , una nueva imagen y además ahora está  mucho mejor situado. Pienso que esta es una zona de paso, por lo que espero incrementar aún más la clientela, aunque ya tengo personas que son habituales y continúan visitándome en este nuevo local”.

¿Cómo es la clienta y el cliente del Barrio Alto?. ¿Es verdad que, como me han dicho otras veces, se trata de personas que traen un ambiente como de familia?. “Pues sí. Estoy convencida y me encanta que esta sea una peluquería de barrio. La gente es buena en el trato, super agradable y se hace de maravilla el trabajo. Tengo gente de familia que vive por aquí pero también aquellos que están trabajando cerca, en bancos, en organismos oficiales y demás. Se mezcla un poco la clientela, de unos sitios y de otros y eso me gusta”.

Eva Correa ha procedido al contrario que algunos negocios que desafortunadamente han acabado cerrando sus puertas o se han cambiado de sitio y continúan funcionando online o fuera de las inmediaciones del Casco Antiguo. Quiero saber la razón, así como conocer la opinión de Eva, respecto de esa supuesta inseguridad de la que hablan muchos vecinos y demás problemáticas que se encuentran. “La verdad es que creo que hay que intentar mejorar y veo esta opción mía como una decisión buena por cómo me va. Hay que vivir, seguir trabajando e intentar mantenerse pese a todo. Yo me veo bien situada aquí en esta calle. Por ejemplo lo que sí noto es que por las mañanas hay mucha gente y mucho trasiego y todo está más vivo. Sin embargo, por las tardes, aunque hay gente paseando y disfrutando del Casco, todo está más desierto y cambia un poco el ambiente”.

Desde que comenzó en Ronda del Pilar, pasando por esos años allí y ahora que se ha acercado hacia el Casco más aún, me gustaría que analizase los cambios que ha vivido. “En el otro lado, la publicidad se hacía más de boca a boca y aquí estoy de paso y mucha gente viene porque ve el local y entra a preguntar y pedir cita. Eso es muy bueno y sin duda, ha contribuido a aumentar mi clientela. Lo he notado.  Además de reiterar lo que estábamos diciendo de ese ambiente familiar que aquí aún es más intenso y aunque este local y el anterior estén a poca distancia física, realmente, pues aun así lo he notado y mucho”.

Busco ahora la cruz de la moneda de Eva porque seguro que no todo es tan de color de rosa o al menos, quiero que se muestre incisiva y piense un poco en qué aspectos mejoraría del Casco y de la situación actual en esta zona. “En un año que llevo aquí instalada con mi peluquería, te puedo decir que noto que falta aparcamiento. Ese es el mayor problema que todo el mundo comenta. La gente se queja de que hay mucha dificultad, de que solo hay dos parkings y que son muy caros. La peatonalización es muy buena para otras cosas, pero yo tengo clientas que vienen de Valdepasillas o las Vaguadas y se ven negras para encontrar un aparcamiento”.

Estoy charlando con una estilista y para terminar, me gustaría que me hablase del estilismo del Casco y cómo lo ve ella. “Hay demasiados contrastes porque existen calles y plazas muy vistosas y arregladas y otras que siguen de obras infinitamente y eso no queda bien. Es cierto que para evento concretos, como los Palomos o la Noche en Blanco, entre otros, hay zonas que se adecentan y demás, pero aún queda mucho por hacer para que esta sea una zona completamente atractiva en su conjunto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.